Ciudad antropo-arqueologica - Seccion ARTE RUPESTRE EQUIPONAYA.COM.AR
Noticias de Antropología y Arqueología

Sección de Arte Rupestre
 
Desde 1996 el Portal de Antropologia en español
Lista de novedades


ARTE RUPESTRE:
Buscador
Artículos
Tarjetas Postales
Fondos de Escritorio
Enlaces
Bibliografía

Temas en NAyA:
Arqueología
Arte Rupestre
Economía
Epistemología
Etnias
Etnohistoria
Globalización
Identidad
Médica
Mitos y Leyendas
Momias
Museología
Patrimonio
Religión
Subacuática
Turismo
Urbana
Visual

Base ANT-ARQ
Buscar
Inscribase gratis !

Congreso Virtual
1998
2000
2002
--> 2004

 

 

NUEVO ARTICULOS IMAGENES ENLACES Equipo NAyA CONTACTENOS
  Rupestre > ARTICULOS Recomendar esta página

JORNADAS INTERNACIONALES DE ARTE RUPESTRE
"EL RASTRO MAS ANTIGUO DE LA ESPIRITUALIDAD HUMANA"

Salta, Octubre de 1997


"Arqueología y Arte en la Patagonia Central:
El Proyecto de Documentación y Preservación del Arte Rupestre Argentino"

Lic. Carlos Aschero
CONICET - Instituto de Arqueología (UNT - Tucumán)

Resumen

De acuerdo a lo dialogado con Mario Lazarovich, Director de Patrimonio Cultural de Salta, hemos convenido que mi ponencia sirva como una especie de introducción a la muestra que se inaugura después de las jornadas. Una introducción respecto a la arqueología del arte en la zona de Patagonia Central o Centro Meridional y contarles un poco que es este proyecto. El Proyecto de Documentación y Preservación del Arte Rupestre Argentino surgió hace unos tres años, un poco más de trabajo, desde el Instituto Nacional de Antropología con la idea de poder ayudar a preservar los sitios de arte rupestre, pero comenzando por una documentación exhaustiva. La idea del proyecto es documentar para poder preservar y hacer mas fácil preservación en el futuro. Entonces se partió con los estudios de dos sitios de patagonia que son Cueva de las Manos y Cerro de los Indios, con dos situaciones distintas desde el punto de vista de la conservación de los sitios mismos y, con dos situaciones distintas respecto al acceso turístico a la zona. El interés es fundamentalmente hacer un barrido exhaustivo de todo lo que sea lo documental para entregarle a cada provincia ese documento para generar una serie de controles periódicos, lo que se llama monitoreos en el tiempo y ver que es lo que pasa con el daño y, sobre todo esto el proyecto pretende entusiasmar a las provincias para generar toda una infraestructura de protección que implique sobre todo visitas guiadas, protección física en el caso de las pinturas o grabados, pero sobre todo, una protección que no implique como actualmente por ejemplo en el sitio Cueva de las Manos, rejas que corten la visual del sitio, que corten la relación entre sitio y paisaje. El proyecto lo que pretende es que el arte rupestre realmente se vea en su entorno natural y haya una relación, un rapport bien planteado entre lo que el espectador ve, entre la imagen del arte rupestre y el entorno donde esa imagen fue producida.

Dicho esto voy a dos o tres puntos que son interesantes en el arte rupestre. Por un lado hay que reconocer que el arte rupestre alentó la expresión de muchos artistas plásticos, sugirió, entusiasmó a muchos artistas para tomar elementos del arte rupestre y no solo reproducirlos sino integrarlos a sus obras, hay muchos casos de artistas en estas condiciones. Por otro lado, el arte rupestre visto desde un punto de vista científico es un documento único, porque realmente nos abre paso a entender la ideología de los grupos, de las sociedades, el arte rupestre forma parte de algo mas amplio que es el subsistema simbólico de una sociedad, y tiene que entenderse desde esa sociedad y desde los otros sistemas, de los otros comportamientos que están en torno al arte rupestre pero que lo generan dentro de esa sociedad ; el arte rupestre no solo es símbolo, sino una serie de actitudes, de prácticas sociales que están detrás de los símbolos. Entonces en este sentido, como expresión de los sistemas o los subsistemas simbólicos visuales de una sociedad, lo que la sociedad pone fuera de sí misma como signo visual. También el arte rupestre es como tramposo, es como lo que se discutía en una reunión sobre los entierros, el enterratorio en la arqueología es una evidencia bastante tramposa porque el enterratorio normalmente está hecho para los vivos, hecho para decirles ciertas cosas a los vivos, es un documento que tiene que ser interpretado desde distintas coyunturas sociales particulares ; el enterratorio puede reflejar situaciones de poder, de estratificación social, situaciones en que cierto grupo decide cómo debe enterrarse a tal o cual otro, entonces, el arte rupestre también tiene esta cosa, hay que aprender a entenderlo dentro del conjunto de las reglas que operan en esa sociedad. Por otra parte el doctor Schobinger decía recién algo respecto al estilo, normalmente hemos trabajado muchísimos años con la idea de estilo, con una idea un poco vieja de estilo que es : cierta gente hace las cosas de una determinada manera y estas cosas se prolongan en el tiempo, entonces, si uno conoce las figuras originarias de determinado momento cultural puede decir esto es de tal grupo. Pero realmente lo que estamos viendo en los últimos años es que el arte rupestre es algo bastante dinámico, el arte rupestre es algo que está puesto a la vista de cualquier observador, es cierto, tiene lo que el que lo originó quiso decir con ese arte, pero a su vez tiene todo un proceso de gente que lo vio y de gente que lo modificó ; lo que le llega al investigador, al arqueólogo, al que observa el arte rupestre, no siempre es lo que se hizo originalmente, sino una cantidad de cosas que se fueron superponiendo, retocando, modificando en el tiempo. No es lo mas común, pero esto es una práctica que ocurre en relación al arte rupestre y que hay que tenerla en cuenta. En este sentido el arte rupestre es entonces algo dinámico, algo que no es puesto una vez para siempre, sino que está sujeto a una serie de modificaciones, y eso también hay que entenderlo desde el punto de vista del contexto donde fue generado o producido.

A diferencia de lo que hizo Juan Schobinger que dio un panorama muy general sobre un problema particular del arte rupestre, yo voy a concentrar el foco en una pequeña área de trabajo que es lo que empecé a trabajar con Gradín hace muchos años y que de alguna forma los que empezamos a seguir con él, seguimos trabajando dentro de un área. Voy a tratar de resumir dos trabajos paralelos, lo que se hizo en arte rupestre y lo que se hizo en arqueología en el área. Lo que quisiera mostrarles es que el arte rupestre tiene su relación con otras cosas que pasaron en las sociedades y en el caso de lo que voy a plantear que es el arte rupestre de los cazadores recolectores patagónicos que, frente a la diversidad cultural que mostró Schobinger recién, es algo muy particular, piensen ustedes en la historia de una región donde lo que ha habido como tradición socioeconómica real son sociedades basadas en la caza y recolección, donde las jerarquías sociales fueron siempre como mitigadas, minimizadas, donde no hay estratificación, donde no aparecen estos fenómenos que están vinculados con la estratificación social. Es un arte de cazadores, y de cazadores en cuyo arte han plasmado realmente su relación con ciertos animales de ese ambiente, que eran el eje de su sustento, estamos hablando básicamente del guanaco, luego algún felino (el puma), y el ñandú patagónico, que son realmente los elementos claves de la simbología del arte de esta área muy particular.

Me voy a concentrar en la zona del río Alto Pinturas y la zona del Parque Nacional Perito Moreno, todo un área que está limitada al norte por el río Deseado y al oeste por la zona que está a la altura de Gobernador Gregores. Esta área entre el Deseado y el Santa Cruz es muy interesante en la patagonia porque ha constituido el centro de lo que en algún momento llamé el ciclo animalístico o una tradición animalística en el arte rupestre muy importante. Es un área donde se agrupan dataciones muy antiguas del poblamiento de Patagonia, actualmente hay un sitio denominado "Piedra Museo" que tiene una fecha cercana a los 13.000 años.

Cuando uno habla de Patagonia, específicamente de esta región, tiene que pensar necesariamente en un paisaje volcánico, muy escabroso, con distintas variaciones ambientales importantes y la localización de los sitios de arte rupestre no es ajena a esta variabilidad paisajística.

En esta zona de la patagonia centro-meridional tenemos una profundidad cronológica importante, tenemos ocupaciones que están en el orden de los 10.000 - 9.700/300 años y que esas primeras ocupaciones ya están vinculadas con arte rupestre. El arte rupestre ha sido una práctica continua entre los 10.000 años y casi, por lo menos, los 500 años antes del contacto con los europeos.

Cada fecha representa un nivel de ocupación de una cueva o un alero, relacionado con las fechas están las variaciones climáticas que se conocen para patagonia. Lo importante de la relación es ver de que manera el arte rupestre es o no sensible a estos impactos, a estas situaciones posibles de estrés ambiental, que se generan por ejemplo, en una época que está entre el 7.500 y el 6.500 este primer período seco, el otro largo período seco comprendido entre el 4.500 y el 2.000 - 2.200, donde prácticamente casi todas las cuevas han sido copadas por niveles de ocupación muy importantes, muy densos. Entonces, algo está pasando con el arte rupestre en estos momentos y que parecería que tiene que ver con una readaptación de los grupos a situaciones de estrés ambiental importante que afectan a la caza del guanaco que es el eje de la economía.

Los primeros trabajos ordenadores en el área son los de Gradín, a partir de las investigaciones en Cueva de las Manos, donde marcó una serie de lo que se llamaron en ese momento grupos estilísticos. Nunca quisimos hablar de estilos con Gradín porque pensamos que también estilos implicaba una herramienta mucho mas fina de análisis de lo que en ese momento se quería plantear.

Cueva de las Manos no es un sitio, sino en realidad un complejo de sitios de arte rupestre. Con Gradín excavamos en la puerta de Cueva de las Manos, lo que sería en el alero de entrada, no dentro de la cueva debido a que tenía un piso muy inclinado que no permitía una ocupación real. De las excavaciones obtuvimos varias dataciones importantes que van entre 9.300 a momentos de la era cristiana, pero lo importante de las dataciones y la excavación, es que en los niveles inferiores aparecieron pigmentos minerales, óxidos de hierro, tiñendo artefactos y a su vez pigmentos minerales puros y, a su vez trozos de yeso, cristales de yeso que después, cuando se hicieron los análisis de las pinturas rupestres utilizando difracción de rayos X, se observó que el yeso era mezclado con las pinturas para que éstas tengan más adherencia sobre el soporte natural de la roca. Lo interesante es que las pinturas ocre amarillas que encontramos en estos primeros niveles de la excavación de Cueva de las Manos corresponden a las pinturas mas antiguas que aparecían en la superposición de la serie de motivos. Por eso decimos que las primeras ocupaciones de Cueva de las Manos están vinculadas con los estilos de escenas mas tempranos de la cueva en el orden de los 9.300 - 9.700 antes del presente.

Sin duda lo más impactante de la Cueva de las Manos son las concentraciones de negativos de manos, hay alrededor de unas 800 manos contadas que son 300 o 400 veces mayores que la mayor cantidad de manos que existen en las cuevas europeas del paleolítico. Si bien impactan, las manos eran como complemento de otro arte que tiene que ver con el arte animalístico. En realidad las pinturas mas antiguas de Cueva de las Manos tiene que ver con tropas de camélidos, básicamente guanacos en color ocre, vinculadas con cazadores que las siguen y luego con grupos de guanacos negros y rojos que constituyen realmente escenas de seguimiento, captura y caza. En realidad la captura definitiva d estos animales ocurre a veces 4, 5 o 12 metros más allá de donde comienza la escena. Hay algo característico en el arte de estos grupos y es el uso del soporte como si fuera parte del paisaje ; la piedra se concibe como si fuera el paisaje donde están corriendo los animales. Entonces vemos por ejemplo que los cazadores están representados en un ángulo de la pared y tiran boleadoras a unos guanacos que se han metido en una especie de cañadón natural que se ha formado por la microtopografía del soporte ; esto es como característico del arte de estos cazadores, es si uno tomara la idea de Leroi-Gourhan, es como un arte itinerante, como que si el espacio estuviera constituido por un espacio itinerante, un espacio que se recorre.

Los cazadores están representados con un solo brazo, es el brazo del hombre que tira y normalmente estarían vinculados con el uso de boleadoras y no con el uso de propulsor o de proyectiles.

Aparentemente se están moviendo entre zonas con recursos muy diferenciados, donde el arte rupestre está jugando también como una suerte de indicador territorial, lo que estamos planteando es que hay una suerte de circulación estacional entre distintos sitios que cubren zonas de estepas y zonas de cordillera, para utilizar la variabilidad de recursos en el tiempo durante el año en función de la caza del guanaco sobre todo.

Existe en este lugar una discrepancia interesante entre la arqueología y el arte rupestre. Las escenas de arte rupestre muestran el uso de boleadoras, los conjuntos que obtenemos de las excavaciones muestran puntas de proyectil. Después de las escenas de caza empiezan a aparecer grupos de guanacos y el hombre desaparece de la escena, las escenas son agrupaciones de guanacos, tropas de guanacos, que comienzan a tener deformaciones muy marcadas de distintas partes del cuerpo. Por ejemplo los cuellos maximizados o minimizados, pero el cuerpo cobra una singular importancia, especialmente los vientres, se trata entonces de guanacos enormes, con los cuellos muy cortos, los vientres exagerados, las patas se acortan, pierden ese sentido dinámico que tenían los guanacos de la primera época y parecería que lo importante es plasmar el hecho de que son muchos animales juntos. Lo interesante de esto es que el comienzo de este grupo estilístico coincide con el primer momento de gran sequedad en la zona patagonica. Puede ser que uno de los factores que llevan al cambio de estilo en el arte rupestre tiene que ver con el estrés de los recursos y el problema de la merma de la caza ; donde el arte se vuelve como una suerte de rogativa para el crecimiento y multiplicación de las tropas de guanacos, esto sería un poco la hipótesis general para este trabajo en este caso.

Hay algo interesante respecto a la metodología de trabajo. Si analizamos las pinturas veremos que existen ciertos tonos utilizados para ciertos guanacos y ciertos tonos utilizados para otros guanacos y conjunto de dibujos, esta es la idea de los conjuntos tonales. La idea es que estos hombres tienen una paleta de color, utilizan y resuelven una serie de formas con ese color. En esta zona son virtualmente monocromáticas las imágenes, y ellos trabajan con una paleta y uno la puede seguir asociando también la morfología de los motivos, los conjuntos tonales nos dan la idea de qué es lo que se hizo desde un punto de vista relativamente sincrónico. Esta es la hipótesis metodológica del trabajo.

En este segundo momento, correspondiente al grupo estilístico "B", pueden conservarse formas del patrón anterior pero ya totalmente ajenas al grupo de cazadores, conformándose series y columnas de guanacos ; solamente eso, no aparecen en forma dinámica. En las excavaciones realizadas en cerro Casa de Piedra 5, pudimos encontrar sedimentos con pinturas que fueron derramadas en el momento de ejecución, debajo de las representaciones ; el análisis por difracción de rayos x de estas chorreaduras de pinturas nos indica que tiene la misma composición que las pinturas en la pared, y esa composición significa que ellos utilizaban ese yeso, que ya había distinguido Gradín en el soporte como parte de la mezcla pigmentaria en Cueva de las Manos, está acá también utilizado ; y aparece también en una paleta (de escápula de huemul) que encontramos teñida de pintura roja. El teñido de estas dos capas arqueológicas tienen un fechado de 4600 años y otra de 2300 años, en dos momentos distintos se superpusieron dos figuras distintas que tiñeron los pigmentos, entonces eso nos sirve como una cronología relativamente absoluta para marcar este problema de ciertos estilos dentro de la cueva. Este arte de los cazadores de Cueva de las Manos es un arte de la luz, tiene que ver con la luz natural, las zonas oscuras no son pintadas.

Existen enormes fogones donde aparecen restos de las puntas de proyectil y otros implementos de uso cotidiano, encontramos además en las excavaciones restos de pieles de guanacos y huemules conservadas, vegetales de todo tipo, osamentas en todas las condiciones posibles, etc. Lo que les quiero decir que estas cuevas lo que están entregando información, es de actividad doméstica. Son lugares donde la gente vivía y hacía todo lo que tenía que hacer en términos de subsistencia y de preparación de pieles, cueros, etc., y también entierros particulares, hay en cerro casa de Piedra 5 un entierro de un cánido por ejemplo (de un zorro extinto), un entierro particular de una mandíbula de cánido rodeada con vellones y lo mismo con una mandíbula de puma. Se nota que hay tratamiento particular de las especies como sectores votivos donde se entierran parte diferenciales.

Tenemos guanacos en actitudes dinámicas pero sin cazadores, por ejemplo se aprovechan las fracturas de las rocas para que de allí surjan los guanacos, en algunos casos los guanacos entran a esas fracturas y en otros están saliendo, curiosamente cuando entran son siempre guanacos negros, cuando salen son siempre guanacos rojos. Si queremos jugar con la cosa mitológica, está esta idea de ELAL, el dios Tesmóforo de los Tehuelches, que otorga los animales, etc. y que todos estos animales salen de una cueva patagónica, esta idea de la cueva como origen es algo que puede ser bastante temprano por lo que está dando la simbología del arte rupestre en estos momentos. Hay escasísimas representaciones de huemules, tenemos contabilizadas tres representaciones posibles de huemul frente a cientos de representaciones de guanacos.

Las tonalidades indican que estas pinturas eran recicladas, eran vueltas a pintar, activadas con el tiempo y esto es importante.

Empiezan a aparecer escenas de caza individuales sobre el final de este conjunto estilístico, se puede observar (en un caso específico) el cazador con su lazo que da toda una vuelta y termina en un punto negro que es la boleadora. Pero por otro lado, sobre el hombro, está arrollado lo que le falta del lazo y esta especie de engrosamiento del hombro va a ser una característica de ciertas figuras humanas de la zona del río Pinturas que son representadas esquemáticamente y que identifica a los cazadores.

En este momento del Grupo Estilístico B, uno de los dominantes que planteó Gradín es la profusión de negativos de manos blancas que a veces van asociadas a guanacos del mismo color. Pero los negativos de manos es toro punto de análisis importante, hay manos de distintas medidas, las hay muy grandes y muy chicas, la media es una mano de promedio ligeramente menor a la mano de un adulto masculino actual. Son manos muy gráciles que parecen manos femeninas, pero el problema de la gracilidad de la manos tiene que ver también con la forma de imposición de la mano y como es la técnica , que al sopletear la pintura alrededor de la mano se reduce el tamaño original y pueden llegar -en parte- a semejarse a manos femeninas. Lo importante de esto es que la diferencia de tamaños de manos está indicando que todos los grupos de edad están presentes en estos sitios, que no es un arte restringido a un grupo de edad solamente ; esa idea de las ceremonias de iniciación está en parte discutida por la presencia de manos de distintos tamaños y sobre todo de manos de gente muy chica que está fuera de la edad de inicación, hay muchas manos de chicos que pueden ser menores de un año. No existen manos con dedos supernumerarios, pueden aparecer manos con dedos amputados o manos con dedos puestos como si fueran dedos atrofiados, es decir que no necesariamente tienen que ser dedos amputados.

Otra característica del grupo estilístico B es la representación de guanacos sin cabezas, existen tropas de mas de sesenta guanacos con estas características. Esto es interesante porque si nosotros analizamos la información arqueológica también, en ciertos sitios de abundante caza de guanaco, los parapetos de caza que los grupos de cazadores tardíos utilizaban, normalmente están coronados de cráneos de guanacos, la cabeza y el cráneo del guanaco parece que tiene algo que ver con su muerte, así que es posible que estas representaciones tengan que ver con guanacos muertos que están viviendo en otro mundo, esto es importante para tomarlo desde el punto de vista simbólico.

Una cosa que ocurre en el grupo estilístico B1 y que resulta difícil a veces separarlo del B y es un trazo de una línea constituida por estos cazadores con el gran lazo en su mano libre, pero puestos en posición horizontal, todos con los pies orientados hacia el interior de la cueva, en forma paralela tenemos una línea continua de color rojo. Esta raya roja termina en la cabeza de un guanaco que está con un grupo de su misma especie. Quiere decir que este problema de los caminos hacia los guanacos está formando como un nivel de simbología relativamente distinta que está ocurriendo después de estos primeros cazadores tempranos ; las dataciones para estas cuevas (Arroyo Feo) están entre los 3500 -2500 años. También coincidentes con el mayor período de sequedad en la patagonia, así que es interesante esta situación para entender lo que está pasando con el arte rupestre. Esta idea del espacio itinerante original de los primeros cazadores, en algún momento más tardío se retoma, pero ahora la cueva expresada en términos de lugares donde los guanacos entran y salen o donde los hombres tienen que seguir un camino para llegar a los guanacos. Tenemos también estas representaciones que Gradín denominó Matuastos, figuras que posiblemente representen lagartos, yo creo que son felinos desdoblados y no lagartos. En Cueva de las Manos vemos esta representación (matuastos) zooantropomorfa extraña, con garras o uñas muy marcadas, cuerpo de tipo subelíptico, con una cola hecha con puntos, con una doble inversión (la imagen para arriba y para abajo), vinculadas con negativos de manos y también figuras antropomorfas. Así como aparecen figuras de felinos o matuastos totalmente esquematizadas, ocurre lo mismo con los guanacos (550 d.C.), hay como una individualización del estilo, como si de golpe lo viéramos a la inversa, hay como una libertad desde el punto de vista de los cánones de lo que había antes. Entonces, esto que uno dice lo grosero del arte puede significar también en otra lectura la libertad del arte desde el punto de vista del cazador, un arte individual mucho mas rico, mucho mas diverso, mucho mas libre desde el punto de vista de la sujeción a cánones que se veía antes

 

PIE DE PAGINA
Noticias de Antropologia y Arqueologia es un emprendimiento del Equipo NAyA.
Ultima modificación de esta página 9/6/15

© Equipo NAyA / 1996-2015 - ISSN : 0329-0735